La historia del parque arqueológico “Piedras del Tunjo se remonta a los años de 1889 pero no es sino hasta 1946 después de pasar por una orden presidencial y por el congreso de la república que el Gobierno nacional decide nombrar como Parque Arqueológico –Facatatativa lo que hoy conocemos como Piedras del Tunjo.

El área protegida con el tiempo llegó a ser conocida popularmente con el nombre de las “Piedras de Tunja”. Esta denominación al parecer no está, hasta hoy, muy clara en los capítulos de la Historia. Una posible explicación es la de que en 1739, un ejército de soldados comandados por José de Rojas Acosta acampó debajo de una de las rocas de protección cuando iban en camino de Tunja a Honda... Esta roca, de acuerdo con el sentido de la inscripción de Acosta, vino a ser conocida especialmente como la Roca de Tunja, de donde viene el nombre genérico de Piedras de Tunja, sinedo incluido fácilmente el nombre de la zona en toda la región (Haury y Cubillos, 1953).

Otro nombre comúnmente usado para el lugar es “Cercado de los Zipas”, que procede de la palabra Facatativá que al descomponerse significa: cercado fuerte al fin de la llanura o fortaleza de la frontera. A los cual agregan Ramírez Sánchez y Triana que el lugar funcionaba como un espacio de congregación pues éste presenta todas las características de un sitio de reunión y de sacrificios.

El Parque Arqueológico “Piedras del Tunjo” de propiedad del Ministerio de Cultura, desde 1946 ha estado bajo diferentes administraciones, en un principio y después de un largo proceso de expropiación del terreno, de 1946 a 1971 estuvo bajo la visión supervisión y gestión de una dependencia del por entonces Ministerio de Educación que se llamaba extensión de Cultura, no obstante tras una baja efectividad en la operatividad el predio es entregado en comodato a la reciente creada Corporación Autónoma Regional CAR. El Contrato de Comodato se establece como solución “para el arreglo del Parque Arqueológico que estaba com- pletamente abandonado por falta de presupuesto”.La cláusula dice: “El Comodatario (la CAR) se compromete a tomar todas las medidas y realizar las obras tendientes al embellecimiento, adecuación turística y divulgación cultural en el Parque Arqueológico de Facatativá y adelantar las obras de conservación, restauración, construcción y preservación del arte rupestre”.

El tiempo de duración del contrato es por 15 años los que se prorrogan 11 más hasta finales del 2008, donde después de una petición de la administración de la ciudad al Ministerio de Cultura, esta última entidad entrega en comodato bajo la Supervisión del Instituto Colombiano de Antropología ICANH, el predio al municipio de Facatativá que actualmente lo administra.

En 2012 se inicia una gestión del Parque Arqueológico en la que se pretende reivindicar los bienes y servicios tanto culturales como ambientales al patrimonio Colombiano. Para ello se plantea una ambiciosa estrategia que involucra una visión holística del territorio como área protegida, insumos técnicos venidos desde el apoyo a la investigación y un seguimiento acucioso del Plan de Manejo Arqueológico, como medida de uso público para prevenir el detrimento al que ha sido sometido ya durante décadas, el arte rupestre principalmente, mediante programas de Educación y restauración llevadas a la acción por iniciativas de tipo comunitario y apoyadas desde lo técnico por instituciones de investigación de orden público y privado de reconocida trayectoria


Descubre Facatativá Destino turistico

Plaza de Bolivar
Plaza de Bolivar
Vía Ferrea
Antigua Vía Ferrea
Casa Escuela Deudoro Aponte
Casa Escuela Deudoro Aponte
Bosques
Bosques para contemplar
Mirador
Mirador
Casa de la Cultura
Casa de la Cultura
Camino Real Facatativá - Alban
Camino Real Facatativá - Alban
Camino Real Facatativá - Zipacón
Camino Real Facatativá - Zipacón